El triste (pero necesario) secreto que solamente gente exitosa conoce

Credit Getty Images

El éxito se reduce a principios y todos por grandes que sean se enfrentan al mismo obstáculo.

 

El éxito tiene cien padres, y podemos llegar a ser obsesivos tratando de nombrar a todos, ya sea el cultivar la mente principiante, ser útil a los demás, el efectivo análisis de problemas, abrazar el miedo, y mucho más.

 

 

 

Todo puede ser útil - y definitivamente se necesita ayuda para tener éxito. Pero hay un aspecto que es de singular naturaleza. Cada tipo de éxito, no importa cuán poderoso o manso sea, se enfrenta a una barrera que puede hacer retroceder aun a las personas más fuertes.

 

 

 

Tienes que renunciar a algo que aprecies para seguir adelante, y eso es un compromiso doloroso.

 

 

 

A lo que necesitas renunciar depende de tu psicología, antecedentes, entorno, deseos, recursos y limitaciones. Pero lo específico que necesitas dejar atrás siempre será difícil para ti.

 

 

 

Tal vez quieras hacer más en tu vida y decides despertar antes. Para muchas personas, eso es constitucionalmente nada difícil. Otros, sin embargo, disfrutan de la deliciosa tentación de rodar por  unos minutos más de sueño. Para los madrugadores naturales, eso suena ridículo - usted apenas se levanta. Pero si eres alguien que ama ese sentimiento, renunciar a la oportunidad de disfrutarlo es un desafío, al igual que quedarse hasta tarde para perseguir una inspiración creativa podría ser una tarea para el madrugador.

 

 

Tal vez estás en una relación difícil. Podría ser absolutamente el equivocado, y sin embargo, igual que muchos otros sigues ahí. La familiaridad de esa situación se convierte en parte del sentido de tí mismo. O tu apego a conseguir exactamente a quien deseas o la imagen de la pareja "perfecta" podría ser el problema y no la otra persona en absoluto.

 

 

 

Para dominar una nueva habilidad como un idioma o tocar un instrumento se requiere práctica. Necesitas usar parte de tu limitado tiempo libre para ganar esa habilidad. E incluso cuando lo logres, tendrás que seguir practicando para mantenerlo.

 

 

Convertirse en un empresario exitoso significa decir adiós a la seguridad y previsibilidad de un trabajo y tomar una gran oportunidad de fracaso. Alejarse puede parecer temerario, con voces dentro gritando, "¿Estás totalmente loco?"

 

 

 

Despedidas ocurren todo el tiempo, muchas fuera de nuestro control. Un ser querido muere y esa relación nunca será reemplazada. Un barrio cambia y ya no te sientes como en casa. Cambias de ocupación y pierdes a todos los viejos colegas y amigos. La separación puede ser un dolor dulce, pero también es el dolor que nunca abandona completamente. ¿Por qué quieres invitar a más infelicidad?

 

 

 

Pero pagarás no importa qué. Salir y sentir una pérdida de lo que tenías. Quédate y siente arrepentimiento por lo que nunca fue. Si el cambio es una constante, también lo es el dolor de la ausencia.

 

 

 

Cuando una situación es mala, puedes decirte a ti mismo que permanecer es peligroso para tu bienestar físico, intelectual o emocional o el de las personas cercanas a ti. Pero cuando quieres explorar un nuevo aspecto de la vida, la explicación suena hueca. Estás abandonando algo o alguien de quien te preocupas.

 

 

 

Y sin embargo, llegas a un punto en el que debes alejarte de la comodidad y la previsibilidad si vas a hacer en tu vida lo que deseas profundamente. No importa lo fácil que pueda sonar para otra persona, no lo es, así como tu puedes encontrar trivial algo que podría ser desgarrador para ese crítico. Los extremos son dolorosos y tristes, incluso cuando son necesarios.

 

 

 

Date cuenta de que estarás triste hasta cierto punto y te entristecerás. Sin embargo, continúa. Llega el momento de quitar las cosas infantiles cuando queremos crecer para llegar a ser lo que realmente podemos ser.

 

 

Fuente: www.inc.com

Autor: Erik Sherman Contributor, Inc.com

Write a comment

Comments: 0